Historia de la Galaxia Azul

 

Leonor Padilla de Sarmiento cuenta la historia:

 

"Algún día, no sé bien si dormida o despierta

soñé que viajaba entre las estrellas por el espacio sideral.

Vi cómo ellas se agrupaban atraídas

por la fuerza gravitacional de la música

formando las galaxias. Algunas estrellas

muy jóvenes, dotadas de gran talento,

venían hacia mí, y así logré distinguir

sus rostros, radiantes de alegría.

Cuando desperté a la realidad,

a la Galaxia de mis Sueños,

la llamé Azul por la coloración

que se impone siempre a la inmensidad."

 

Fue así como tomó identidad un grupo que ha existido siempre, con estrellas que llegan y se van al ritmo del universo. A todas estas estrellas, la Galaxia Azul les ha podido dar, con la ayuda de Dios, el amor y la pasión por la música.

 

Estas estrellas han sido con el correr de los años, familiares, amigos, hermanos en la fe, alumnos, compañeros de trabajo, coros de parroquia y pequeños músicos, cada uno al frente de un instrumento.

 

La Galaxia Azul, tal como existe ahora, cobró vida con Clarita, Diego, Clarita Leonor, también con Rafael Antonio, hoy sacerdote, logrando muchos éxitos durante varios bellos y dorados años.

 

Luego Rafael se fue a Italia y Clarita se fue al Cielo, pero la Galaxia Azul continúa el viaje dejando a su paso muchas melodías con millares de estrellas, que estaban dormidas, y están despertando porque quieren jugar a ser notas brillantes y bellas.

 

Esa Galaxia quiere probar que la música de las estrellas la va cautivando y la hace soñar llenando los espacios de la vida con la magia de la música, que tiene melodía, ritmo y armonía, y se canta con el corazón.

 

Dirigir la sinfonía en un concierto universal, es comenzar aquí y ahora, lo que vamos a hacer por toda la Eternidad.

 

¡ALABAR A DIOS CON TODAS LAS CRIATURAS

DEL CIELO Y DE LA TIERRA!

 

¡Allelúia!

 

Más adelante surgió:

El Carpinelo de la Galaxia Azul